Honrando la memoria en el LUM

Presentación de Antiprincesas de Plaza de Mayo y la lucha por justicia y reparación en el Perú

El día jueves 17 de mayo en el Lugar de la Memoria, la tolerancia y la inclusión social, se presentó la Colección Antiprincesas. Su autora, Nadia Fink, y mujeres defensoras de derechos humanos participaron en el inicio del Lanzamiento oficial de Antiprincesas en Perú, organizado por nuestro colectivo Tejiendo Saberes PDTG

La mesa para honrar la memoria y rendir homenaje a las víctimas y sus familiares durante los hechos que marcaron la historia de Perú y Argentina, durante el Conflicto Armado Interno (1980-2000) y la dictadura argentina (1976-1983), respectivamente, estuvo conformada por mujeres que luchan por conservar la memoria de sus países desde distintos espacios.

Compartieron su experiencia Elena Gonzales y Juana Carrión de la Asociación Nacional de Familiares Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú (Anfasep), Gisela Ortiz del Equipo Peruano de Antropología Forense (Epaf), Rocío Silva Santisteban escritora e investigadora y Nadia Fink de la editorial Chirimbote – Argentina, moderando la mesa Luna Contreras y Gina Vargas del PDTG. Además Consuelo Romero compartió sus canciones para recordar y Melina Hernández mostró una extracto de su obra teatral, dirigida por Ana Correa.

Nadia Fink, autora de Antiprincesas y Antihéroes, cuenta que el libro Plaza de Mayo narra la historia de las valientes abuelas y madres de Plaza de Mayo, quienes se organizaron para buscar a sus hijos e hijas, a partir de la dictadura argentina del ex-militar Jorge Rafael Videla. Estas páginas cuentan la experiencia de estas mujeres de manera didáctica para que los niños y niñas  conozcan lo que ellas representan en la historia argentina y su larga lucha por conseguir justicia.

Juana Carrión Jaulis, presidenta de Anfasep, hermana de los detenidos y desaparecidos Ricardo Carrión y Teófilo Carrión comparó los casos de las madres argentinas y peruanas y resaltó la importancia de la publicación de Fink.

“Mamá Angélica es una madre emblemática para nosotras, así como las abuelas de Plaza de Mayo. Nosotras queremos que lo que hemos vivido, lo que hemos sufrido y hemos llorado se quede en la memoria de las nuevas generaciones, para que nunca más se repita. En ese sentido es valioso como Nadia ha podido mostrar en dibujos lo que pasó en Argentina”, dijo.

Gisela Ortiz, directora del Equipo Peruano de Antropología Forense (Epaf) y familiar de Luis Enrique Ortiz, víctima de la masacre en la universidad La Cantuta, destacó como esta obra vincula hechos similares ocurridos en distintos países.

“Compartir esta iniciativa es saludable para la memoria, cómo a partir de estos relatos, de estos cuentos, de esta manera fácil de contar lo que ha ocurrido en nuestros países, podemos acercar estos hechos dolorosos y trágicos a jóvenes, niños y estudiantes y, de alguna manera, incentivarlos a que conozcan parte de la historia de su país. Hay historias comunes que nos hermanan, como los crímenes de violaciones a los derechos humanos, las desapariciones forzadas. La memoria reflejada en estos cuentos como las abuelas y madres de la Plaza de Mayo también tenemos que relacionarlo con lo que nos ha tocado vivir a nosotros en nuestro país, y la historia nos habla de miles de mujeres que fueron víctimas de este proceso tanto por la acción de Sendero y el MRTA como por la respuesta asesina del Estado peruano”, afirmó.

La escritora Rocío Silva Santisteban, autora del libro Mujeres y Conflictos Ecoterritoriales: Impactos, estrategias, resistencias resaltó la labor de estas defensoras de derechos humanos. “Creo que Nadia es la antiprincesa de la creatividad, Gisela de la lucha contra el olvido, Gina también de la lucha por las mujeres y por supuesto Mamá Juana y Mamá Elena son las de la persistencia por la memoria”, señaló.

Por parte de los/as asistentes se saludó la importancia de tener al alcance cuentos sobre personajes históricos no siempre reconocidos por la historia oficial, que sirvan para contarles a los/as niños/as lo que no se cuenta en las escuelas.  Por otro lado, se resaltó la importancia de construir y proteger espacios oficiales, como el LUM, donde se preserve la memoria de los países, mostrando las consecuencias que trajo para todos/as los actores involucrados/as en los conflictos armados y las dictaduras.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *