Pronunciamiento: ¡Inmediato levantamiento del Estado de Emergencia en Cajamarca! ¡No a la militarización de los conflictos sociales!

Ante la decisión del gobierno peruano de declarar el Estado de Emergencia en cuatro distritos de la región de Cajamarca, y la intervención de las FFAA como respuesta a las pacíficas protestas contra el proyecto minero Conga, de la empresa minera Yanacocha,  manifestamos:

  1. El proyecto Minas Conga implicaría, entre otras cosas, la destrucción de cuatro lagunas, y la construcción de un tajo abierto en cabeceras de cinco cuencas hidrográficas. Por el tamaño colosal del proyecto y por su ubicación tendrá consecuencias incalculables sobre el medio ambiente, la biodiversidad, la salud humana, la agricultura y ganadería.
  2. Lejos de ser producto de la “manipulación” de grupos “radicales”, como han sugerido grupos de poder y sectores del Gobierno, las protestas son justas y legítimas, y muestran la real preocupación de un pueblo, como el de Cajamarca, que conoce los impactos de la minería a cielo abierto, tras casi 20 años de presencia de la empresa minera Yanacocha.
  3. El conflicto en Cajamarca es parte de un escenario mucho más amplio de ausencia de una política nacional para el desarrollo rural con énfasis especial en la pequeña agricultura (andina), y de conflictos provocados por una actividad minera sin regulación, que no contribuye adecuadamente al desarrollo sostenible local, a menudo vulnera los derechos de las poblaciones locales y daña al medio ambiente…
  4. El diálogo siempre es el camino idóneo para resolver los conflictos en democracia. Sin embargo, ello requiere de la buena fe de las partes, paciencia y voluntad para considerar todas las posibles salidas del conflicto.
  5. Por las serias objeciones técnicas, como las expresadas en el informe del Ministerio del Ambiente, y el masivo rechazo de la población de Cajamarca y otros lugares del país, el diálogo debería implicar considerar la posibilidad de cancelar el proyecto Conga. Pese a ello, el gobierno ha insistido que el proyecto tiene que ir de todas maneras, y que el diálogo solo sirve para definir las condiciones necesarias para que haya “minería responsable”.
  6. La declaración del Estado de emergencia revela una forma de tratar a las organizaciones sociales y los conflictos parecida a la del gobierno anterior. Lejos de reconocer la legitimidad de las protestas y sus líderes se busca “resolver” los conflictos a través de la fuerza, la militarización y la criminalización lo cual nos hace mantener serias dudas sobre si el gobierno peruano tiene o no voluntad de diálogo sobre el futuro de la zona, y la (in)viabilidad del proyecto Conga.
  7. En tanto que el Estado tiene la obligación de proteger a sus ciudadanos incluso durante situaciones como el Estado de Emergencia, según los tratados internacionales y el marco constitucional es responsabilidad directa del Presidente de la República cualquier situación de grave vulneración de derechos que pueda ocurrir.                                                                                                                           Por lo tanto:
  8. Nos solidarizamos con la lucha del pueblo cajamarquino desde donde estemos, y suscribimos su pedido de declarar inviable al proyecto Conga, por las razones técnicas y sociales sustentadas por las autoridades y dirigentes de la zona.
  9. Rechazamos enérgicamente la declaración del Estado de emergencia en Cajamarca, ya que ella empeora las condiciones para un diálogo real sobre el proyecto Conga entre los partes involucrados, y podría generar situaciones de violencia, represión y militarización
  10. Alertamos que esta medida puede ser un precedente peligroso para la política de este gobierno frente a los conflictos sociales, respaldado por un marco legal que tiene una demanda de inconstitucionalidad en contra suyo en el Tribunal Constitucional.
  11. Recordamos al presidente Humala que las protestas en Cajamarca expresan la voluntad de cambios reales frente al actual modelo de desarrollo, que prometió impulsar en su campaña para la Gran Transformación del Perú, cuando habló de defender el agua, la tierra y la vida de todas y todos los peruanos.
  12. Invocamos al gobierno peruano a recoger ese reclamo y realizar los cambios prometidos, construyendo junto con la población, un modelo auténticamente descentralista y democrático, donde la gente pueda decidir sobre su vida, utilizando herramientas como el ordenamiento territorial, la zonificación económica y ecológica participativa, la revisión técnica e independiente de los Estudios de Impacto Ambiental, y mecanismos de consulta previa, libre e informada, superando el extractivismo primario exportador para impulsar un desarrollo sostenible. Ese es el camino que el pueblo peruano expresó en las pasadas elecciones presidenciales, y no la militarización de los conflictos para garantizar proyectos mineros que financien “programas sociales”.

Para ello es necesario que se levante de inmediato el Estado de Emergencia, y se inicie un proceso de dialogo real que retoma los acuerdos logrados el domingo pasado entre la delegación presidida por el premier Lerner Ghitis y los autoridades y dirigentes de Cajamarca, primero consultándolos con la población, y que considere la posibilidad de cancelar al proyecto Conga, por las objeciones técnicas, sociales y políticas presentados por las organizaciones sociales y autoridades locales y regionales de Cajamarca. Finalmente, para evitar que estos escenarios se sigan repitiendo se requiere de una nueva institucionalidad orientada a garantizar los derechos ambientales y sociales de las comunidades y del pueblo peruano en general.

 

Lima, 5 de diciembre de 2011

 

AcSur Las Segovias

Movimiento por el Poder Popular

Movimiento Tierra y Libertad

Programa Democracia y Transformación Global

Siguen adhesiones…

PDTG * Tras la victoria de Susana: Reflexiones sobre la lucha por un Perú nuevo dentro un mundo nuevo

Ya que finalmente se confirmó la victoria de Susana Villaran y la confluencia de partidos que la apoyan en las elecciones para alcaldesa de Lima, podemos tratar de sacar algunas conclusiones y presentar algunos hipótesis sobre el escenario político nacional, su reconfiguración en el proceso de elecciones locales y regionales, y sobre el proceso electoral nacional que está desarrollándose desde ya.

La victoria de Villaran es el resultado del carisma de la candidata, su mensaje progresista de “Lima para todos” y una campana desde abajo con poco presupuesto. La combinación de estos elementos sugirió una coherencia, frescura y sinceridad, que permitieron la construcción de una figura mediática y publica que logro atraer un electorado diverso buscando cambio. Además permitió un comienzo (aún moderado) de cuestionamiento de las ideas dominantes desde la dictadura Fujimorista sobre el progreso individual, las inversiones extranjeras como solución a todo, y el crecimiento económico como único criterio de bienestar, en la capital del país.

Interpretar las implicancias de la victoria de Villarán en Lima, de Santos en Cajamarca, de Cerrón en Junin, de Acurio en Cusco, y de Atkins en Piura, es difícil, ya que el contexto presenta múltiples contradicciones. Por ejemplo, en cuanto al poder de los medios. A un lado, ello ha sido enorme durante el proceso; ataques mediáticos lograron definir los términos de debate y los medios fueron el principal campo de batalla. Al otro lado, casi cuarenta por ciento del electorado en Lima (como también en otros partes del país) afirmó con su voto que ya no le creen a los medios conservadores y su mensaje de miedo que equivale cualquier reclamo de reforma, justicia social y democracia real con terrorismo, comunismo y violencia.

 

La unidad y el ser progresista en el Perú de hoy

Probablemente esto es la principal ganancia del proceso de elecciones locales y regionales, ya que evidencia que un mensaje sencillo (y quizás moderado) de cambio, de justicia social y de democracia ha ganado terreno. Algunos analistas han sugerido que este avance debe resultar en la unidad de las fuerzas progresistas en las elecciones siguientes, en base de la contradicción principal en la sociedad peruana entre los intereses de las elites y los intereses del pueblo. Algunos incluso han planteado que esta unidad debe ser liderada por Ollanta Humala, ya que sería el único candidato con posibilidad de vencer a los múltiples candidatos de derecha.

En realidad la discusión (y la sociedad) es más compleja que esta, como evidencian los análisis, acercamientos, y estrategias en los últimos meses de los distintos proyectos políticos que se autodefinen como parte del campo progresista. Entre ellos están Fuerza Social, el Partido Nacionalista del Perú, Tierra y Libertad, Alternativa para la Humanidad – APHU, el MNI, varios movimientos regionales. En consecuencia valdría la pena pensar ¿que implica ser progresista en el Perú de hoy?, y ¿cuáles son sus implicancias para la construcción de “unidad”?. Creemos que la complejidad del asunto se basa en el hecho de qué hay -por lo menos- cinco ejes programáticos que distinguen de manera relativa (es decir, no son oposiciones binarias) posiciones políticas progresistas y conservadoras:

  1. En temas socio-económicos, esto se va entre el compromiso con la redistribución de la riqueza a través del Estado, y al otro lado, la confianza en el mercado como único mecanismo regulador de la sociedad y economía.
  2. En cuanto a la relación sociedad-naturaleza, ser progresista implica el compromiso con la construcción de un modelo de desarrollo alternativo que supera el extractivismo y la explotación de los bienes comunes, mientras que conservadores no ven esta necesidad.
  3. Posiciones progresistas frente a la diversidad de pueblos y culturas en el país, plantean la necesidad de construir un Estado y una sociedad plurinacional e intercultural, que incluye el derecho de los pueblos de elegir su propio modelo de desarrollo, mientras conservadores creen en un Estado-nación fuerte y monocultural.
  4. Cuando se trata de la política de nuestros cuerpos, deseos, sexualidad y forma de ser, ser progresista tiene que ver con la construcción de un Estado laico y la defensa de la autonomía de cada persona sobre su cuerpo y decisiones, y por tanto con la lucha contra la discriminación por género, apariencia ó identidad sexual. Posiciones conservadores defienden el patriarcado y la heterosexualidad como “normales”.
  5. Finalmente, perspectivas progresistas sobre la historia de guerra interna, y el papel actual de las fuerzas represivas del Estado plantean la lucha incondicional contra la impunidad, y activamente buscan limitar el poder de las fuerzas represivas estatales. Conservadores defienden el militarismo persistente en la sociedad peruana.

Los posicionamientos en estos ejes plantean los términos de un debate programático sobre un proyecto de cambio en la sociedad, que debería ser la base de la construcción de articulaciones, y a la vez, definiera quienes no puedan entrar en ellas.

 

El quehacer político en el Perú de hoy

A la vez, existen posiciones de corte táctico, estratégico y ético que también provocan discusiones y acercamientos/distancias entre los actores mencionados. Estos tienen que ver con como entendemos el hacer político en la sociedad peruana actual, y por ende, no puedan estar desvinculados del tema de contenido. Reconocemos tres importantes ejes de discusión allí:

  1. ¿Qué organicidad requiere un proyecto político progresistas en el Perú de hoy? – Aquí algún@s plantean la necesidad de mayor coherencia entre el mensaje transformadora y democratizadora hacía afuera, y la política interna de un partido. Otr@s ven esto principalmente como un obstáculo para la eficiencia política.
  2. ¿Qué relación requiere un proyecto político progresista en el Perú de hoy con los movimientos sociales? – Aquí algún@s insisten en el rol tradicional de los partidos de dirigir y orientar a los movimientos, incorporando sus líderes en sus filas cuando será necesario por razones electorales. Otr@s propongan una relación inversa en lo cual el partido es un instrumento político de los movimientos, y responde a los mandatos y agendas que surgen desde abajo. Esto plantea la necesidad de otra organicidad que permita la participación e incidencia continua desde los movimientos en el accionar del partido.
  3. Y, finalmente, esta un debate fortísimo sobre ¿cómo asumir la política progresista y el cambio social en este momento en el Perú? – Aquí algún@s pongan el peso principal en las reformas a través de la administración de la institucionalidad estatal, para lo cual la construcción de consensos y la despolarización del debate público es necesario. Otr@s plantean que el cambio en el Perú actual requiere de unas disputas más amplias de las relaciones de poder institucionalizadas y facticos, como también de los imaginarios que la sostienen en toda la sociedad peruana. Para ello se requiere una política más integral, que incluye la administración pública, pero también la organización y movilización social, para refundar el Estado y la sociedad peruana.

Estos tres asuntos tienen implicancias fuertes para las políticas de alianza, e incluso para prioridades de acción en el periodo que viene en el Perú. Son discusiones que se dan dentro de los propios proyectos políticos, y crecientemente entre ellos también. No hay respuestas evidentes ni caminos fáciles, pero los resultados alentadores de las elecciones locales y regionales evidencian que hay un potencial de cambio a ser realizado.

Como PDTG afirmamos la necesidad de la liberación más profunda posible en los cinco ejes mencionados, ya que las distintas relaciones de dominación se fortalecen mutuamente, y tienen que ser derrotados en su conjunto. Esta tarea va mucho mas allá de las elecciones de 2011, pero ellas puedan jugar un papel en esta lucha por una sociedad radicalmente diferente. En este proceso, seguirán siendo las organizaciones y luchas sociales que van por delante, y deberían ser la base fundamental de cualquier proyecto político que genuinamente aspira construir un Peru nuevo dentro un mundo nuevo.

 

 

 

 

Por una San Marcos autónoma, plural, y crítica

  1. Como PDTG nos sentimos profundamente identificados con la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), como casa de estudios, ágora de debate, y espacio de encuentro y construcción de propuestas para un Perú mejor, como también con su larga trayectoria como universidad decana de las Américas.
  2. Desde hace el año 2003 realizamos foros públicos, talleres y publicaciones en el marco del Programa de Estudios sobre Democracia y Transformación Global, en la Facultad de Ciencias Sociales y en el Centro Cultural de la UNMSM, en lo cual buscamos generar espacios de encuentro y diálogo entre la academia, y múltiples actores sociales de la sociedad peruana y global
  3. Por estas razones, elegimos al Centro Cultural de la UNMSM como sede del Encuentro de Saberes y Movimientos Sociales: Entre las crisis y los otros mundos posibles, que se desarrollará con participación de cincuenta investigadores, educadores, artistas y dirigentes sociales de todo el mundo, en el marco de la Coordinadora Inter-Universitaria de Investigación de Movimientos Sociales y Transformaciones Político-Culturales, y del aniversario de la UNMSM.
  4. A un mes de la realización del Encuentro, pese a las obligaciones contractuales con el PDTG, el rectorado de la Universidad decidió prestar la Casona al Fondo Monetario Internacional para una reunión privada del día 27 de mayo, imposibilitando el Encuentro de Saberes y Movimientos Sociales en este lugar. Nos explicaron que no “podían decir no al Fondo y al ministerio de asuntos económicos peruanos”, y que seguridad del Estado iba a tomar la Casona desde el 26 de mayo.
  5. Esta decisión refleja la situación política en el país y en el mundo, en la cual intereses, instituciones y mandamientos económicos, vinculados o promotores del capitalismo neoliberal logran imponerse sobre otras visiones del mundo. En el Encuentro de Saberes y Movimientos Sociales se realizará un debate sobre las crisis ecológicas, económicas y políticas que el mundo está atravesando, y las alternativas a ellas construidas desde los movimientos sociales del continente. Esto necesariamente implicaría revisar críticamente al sistema capitalista neoliberal, que está en la base de estas crisis, y que está siendo promovido desde hace décadas por el FMI.
  6. Por lo tanto, creemos que las discusiones de alta calidad académica, teórica y política, con presencia de una pluralidad de visiones del mundo y abierto al público en general, a realizarse en el marco del Encuentro de Saberes y Movimientos Sociales deberían ser de mayor importancia para la UNMSM y su rectorado, que una reunión del FMI, cerrada al público y enmarcado en la visión política del neoliberalismo.
  7. Como PDTG creemos que San Marcos es y deberá ser un espacio autónomo, plural y abierto para la discusión de ideas que contribuyan a la construcción de una democracia real y justicia social en el país. Por esta razón disentimos con las razones por las cuales el rectorado optó por imposibilitar la realización del Encuentro de Saberes y Movimientos en la Casona. No obstante, seguiremos desde el PDTG comprometidos con el desarrollo de debates académicos de calidad a través de nuestros seminarios, foros públicos y publicaciones y promoviendo la vinculación entre la universidad y otros actores sociales del Perú, América Latina y el mundo.

Programa Democracia y Transformación Global,   20 de mayo de 2010

Declaración de Lima: seminario internacional “Luchas por el territorio: Minería , Amazonía y Ecologismo Popular”

En el marco del seminario internacional “Luchas por el territorio: Minería, Amazonía y Ecologismo Popular” –organizado por la Confederación Nacional de Comunidades Afectadas por la Minería (CONACAMI), el Programa Democracia, Transformación Global, CooperaAcción y CLACSO- realizado en la Ciudad de Lima, Perú, y a raíz de la matanza de indígenas perpetrada por el Gobierno de ese país el último 5 de junio en la Amazonia peruana, el Grupo de Trabajo de Ecología Política de CLACSO emitió la siguiente declaración:

Nosotros, docentes e investigadores de distintos centros universitarios de América Latina, congregados en las sesiones del Grupo de Trabajo de Ecología Política de CLACSO (Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales),
Expresamos nuestra más profunda solidaridad con los pueblos amazónicos del Perú, víctimas, una vez más, de la violencia abusiva del poder del Estado.

Expresamos nuestro apoyo a los legítimos reclamos de los derechos territoriales de los pueblos amazónicos, reconocidos inclusive por tratados internacionales, violados flagrantemente por los decretos legislativos emitidos por el Gobierno peruano, mediante los cuales pretendía disponer inconstitucionalmente de vastas extensiones de los territorios amazónicos, abriendo a éste  a todo tipo de intereses empresariales.

Hacemos público nuestro más enérgico repudio a la masacre perpetrada por el Gobierno del Perú en estas circunstancias, sumando una mancha más de sangre a la larga historia de abusos y atropellos hacia las poblaciones originarias. En particular, condenamos las declaraciones y actitudes racistas sucesivamente emitidas por el Presidente Alan García  y diversos funcionarios de su gobierno, hacia estas poblaciones. Estas posiciones, emblemáticamente expresadas en su ‘teoría de perro del hortelano’, dan cuenta de inaceptables posturas racistas, que no sólo no condicen con la altura moral requerida por la investidura presidencial del Estado peruano, sino que constituyen una ofensa pública hacia todas las culturas que integran nuestra América Latina y a la conciencia moral de la humanidad en general.

Estas indignantes actitudes racistas no sólo han funcionado claramente como provocadoras y justificadoras de la masacre producida, sino que se han prolongado en los días sucesivos a través de la criminalización de las víctimas, la persecución de familias y comunidades enteras movilizadas en defensa de sus derechos, la virtual militarización de la zona de conflicto; en fin, del ocultamiento y la distorsión de los acontecimientos ocurridos, hecho posible también por la complicidad de diversos medios de comunicación.

Expresamos nuestro enérgico rechazo hacia las propuestas de reordenamiento económico y territorial que hoy se expresan a través de asimétricos Tratados de Libre Comercio, así como de incontables proyectos de infraestructura previstos por el IIRSA (Iniciativa por la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana), llevados a cabo de manera unilateral, sin consulta alguna a las poblaciones afectadas. Todo parece indicar que, ante las resistencias cada vez mayores de las poblaciones (rurales y urbanas) y su legítima demanda de democratización de las decisiones, algunos gobiernos de la región están dispuestos a concretar acuerdos como el TLC a cualquier costo, trasponiendo así un peligroso umbral, una línea roja, que conduce de la inaceptable criminalización ya existente, a la consumación de un nuevo etnocidio.

Nuestro apoyo y solidaridad a los pueblos amazónicos implican también el reconocimiento a la legitimidad y racionalidad de sus demandas, a los intentos por denunciar las graves consecuencias socioambientales del modelo primario extractivo exportador drásticamente instalado no sólo en el Perú, sino también en toda la geografía regional. Lejos de constituir reclamos ‘particularistas’, las demandas de los pueblos amazónicos expresan una profunda conciencia de solidaridad y cuidado para con la sociedad entera y las futuras generaciones, y denuncian la sistemática destrucción de los medios de vida que generalmente han implicado los ‘modelos de desarrollo’ excluyentes impulsados desde los gobiernos. Lamentamos que se invoquen cínicamente los ‘intereses nacionales’ para encubrir, en realidad, la defensa de los intereses de grandes corporaciones transnacionales y de las potencias mundiales, principales beneficiarias y usufructuarias de la explotación extractiva de los bienes comunes de nuestros territorios.

Expresamos desde aquí nuestro respaldo al conjunto cada vez mayor de luchas rurales y urbanas que hoy recorren nuestro continente, en defensa de la vida, los territorios, la diversidad plena, la libre determinación y la autonomía consagradas en los acuerdos y legislaciones internacionales.

Miembros:
– Héctor Alimonda (Brasil-Argentina)
– Marcelo Langieri (Argentina)
– Horacio Machado Aráoz (Argentina)
– Maristella Svampa (Argentina)
– Catalina Toro Pérez (Colombia)
– Pablo Romero (Chile-Brasil)
– Germán Palacio (Colombia)
– Jorge Ventocilla (Panamá-Perú)
– José Luis Gutiérrez (Bolivia)
– Rodrigo Qoos (Brasil)
– Gloria Chicaiza (Ecuador)
– Ana Mariel Weinstock (Argentina)
– María Julieta Lamberti (Argentina-México)
– Gian Carlo Delgado Ramos (México)
– Armando Fernández (Cuba)